Inventarios Biológicos Rápidos: Resultados del Campo: Perú 25








PDFs del Inventario de Perú: Ere–Campuya–Algodón:
-Informe en Español
-Informe en Ingles
-Apéndices
-Imágenes
-Portada

Resumen Ejecutivo



Fechas del trabajo de campo
15—31 de octubre de 2012



Región
Las cuencas de los ríos Ere, Campuya y Algodón, tributarios del río Putumayo, albergan grandes extensiones de selva baja sobre suelos pobres en el norte de Loreto, Perú. La región Ere-Campuya-Algodón (900,172 ha) ha sido reconocida por el Perú y Colombia como prioridad de conservación binacional desde 1993 (PEDICP 1993). Las tres cuencas sirven como una fuente de recursos naturales para los grupos indígenas Kichwa y Murui1 y residentes mestizos que viven a lo largo del río Putumayo en 17 asentamientos (13 comunidades nativas reconocidas y 4 anexos). Una vez protegida, la región Ere-Campuya- Algodón completaría un complejo de más de 21 millones de ha de áreas protegidas y territorios indígenas en la región fronteriza Perú-Colombia-Ecuador (Fig.13C).



Sitios visitados (Fig.2A)
Equipo biológico: Cuencas de los ríos Ere y Algodón - Cabeceras Ere-Algodón - 15—21 de octubre de 2012
Ere y Algodón - Bajo Ere - 21—26 de octubre de 2012
Cuenca del río Campuya - Medio Campuya - 26—31 de octubre de 2012

Equipo social: Cuenca del río Putumayo - Flor de Agosto - 15—19 de octubre de 2012
Cuenca del río Putumayo - Ere - 19—23 de octubre de 2012
Cuenca del río Putumayo - Atalaya - 23—27 de octubre de 2012
Cuenca del río Putumayo - Santa Mercedes - 27—31 de octubre de 2012

Adicionalmente, el equipo social se entrevistó con representantes de las comunidades de Cedrito y Las Colinas durante su estancia en Atalaya.

El día 31 de octubre de 2012 ambos equipos presentaron públicamente los resultados preliminares del inventario en el colegio de Santa Mercedes, ante la presencia de autoridades de comunidades de la zona.



Enfoques geológicos y biológicos
Geomorfología, estratigrafía, hidrología y suelos; vegetación y flora; peces; anfibios y reptiles; aves; mamíferos medianos y grandes



Resultados biológicos principales
Los suelos de esta región son especialmente pobres en nutrientes y sales. Químicamente, sus aguas se encuentran entre las más puras que se han muestreado en toda la Amazonía y la Orinoquía. La variación altitudinal en la región es modesta, aproximadamente de los 132 a los 237 m sobre el nivel del mar (msnm).

Durante el inventario encontramos al menos 15 especies nuevas para la ciencia (4 de peces y 11 de plantas) y decenas de registros nuevos para el Perú o para la cuenca del Putumayo. El número total de especies de plantas vasculares y vertebrados encontradas es de aproximadamente 1,700, con un estimado para la región entre 3,100 y 3,600 especies. Muchas de éstas est´n especializadas en bosques de suelos pobres, entre los que destaca un nuevo tipo de vegetación: un varillal que crece sobre arcilla blanca, que es el único tipo de varillal conocido al norte del río Napo.



  Especies registradas en el inventario Especies estimadas para la región
Plantas 1,009 2,000—2,500
Peces 210 300
Anfibios 68 156
Reptiles 60 163
Aves 319 450
Mamíferos 43 71




Geología
El paisaje de las cuencas Ere-Campuya-Algodón est´ dominado por terrazas bajas de tierra firme, compuestas en su mayoría por rocas sedimentarias particularmente pobres en sales y nutrientes. Estas terrazas están drenadas por el río Campuya al norte, el río Ere al sur, las cabeceras del río Algodón en el occidente y la amplia planicie del Putumayo en su margen oriental. Los puntos m´s altos en la región superan los 200 m de altitud y se ubican 50–60 m por encima del nivel del Putumayo (Fig. 2B).

Seis formaciones geológicas y depósitos sedimentarios est´n expuestos en el paisaje de Ere-Campuya-Algodón: 1) la formación Pebas del Mioceno (de 5 a 12 millones de a&ntilda;os), rica en sales y nutrientes; 2) la porción inferior de la formación Nauta (Nauta 1), depositada en el Plio-Pleistoceno (alrededor de 2 a 5 millones de a&ntilda;os), menos fértil que la Pebas; 3) la porción superior de la formación Nauta (Nauta 2, aproximadamente 2 millones de años), mucho menos fértil que Nauta 1; 4) la formación Arenas Blancas, la unidad más pobre de todas y probablemente contemporánea con la Nauta 1; 5) depósitos fluviales del Pleistoceno (entre 2 y 0.1 millones de años), los cuales son ricos en sales y nutrientes a lo largo de los ríos que nacen en los Andes y pobres a lo largo de los otros y 6) sedimento fluvial en planicies inundables activos (0–12 miles de años). La mayoría del paisaje tiene muy pocos nutrientes y corresponde a las formaciones Nauta 1 y 2.

El agua de las quebradas y ríos que drena las terrazas y las planicies aluviales de esta región tiene la concentracion más baja de sales disueltas de todas las cuencas hasta ahora medidas en la Amazonía y la Orinoquía. Existen salientes de la formación Pebas en la margen oriental del Campuya, alineadas a lo largo de una falla antigua. Estas salientes son una gran fuente de sales (collpas) para los animales que las consumen directamente de la roca madre y beben el agua que drena de ésta. Muestreamos una collpa grande, conocida como el Salado del Guacamayo, cuyas aguas tienen más de 200 veces el contenido de sales que las quebradas de tierra firme aledañas (Fig.4).

La falta de consolidación de la roca madre significa que el paisaje depende estrechamente de la cobertura boscosa para limitar su erosión. Los pocos nutrientes en los suelos indican que si la cobertura vegetal fuese eliminada, su recuperación sería especialmente lenta. Los sedimentos erosionados contaminarían quebradas y cubrirían planicies aluviales. El paisaje entero es especialmente vulnerable a esta forma de destrucción.



Vegetación y flora
Los bosques son heterogéneos y albergan especies tolerantes a suelos pobres en nutrientes, con afinidades florísticas a los bosques colombianos de los ríos Putumayo y Caquetá, el Escudo Guayanés y otros bosques de suelos pobres en Loreto. Durante 15 días de trabajo de campo registramos alrededor de 1,000 especies de plantas vasculares y estimamos que existen 2,000–2,500 especies en toda el área. Colectamos aproximadamente 700 especímenes, entre ellos 11 posibles especies nuevas para la ciencia (en los géneros Compsoneura, Cyclanthus, Dilkea, Piper, Platycarpum, Qualea, Tetrameranthus, Vochysia y Xylopia) y varios registros nuevos para la flora de Loreto (Figs. 5–6).

Identificamos tres grandes tipos de vegetación: 1) bosques de terrazas medias-altas de tierra firme, 2) bosques de planicie aluvial (restingas altas y bajas, bosque ribereño y cochas) y 3) humedales. Descubrimos un nuevo tipo de vegetación que denominamos varillal de arcilla blanca —semejante en estructura y composición florística a un varillal húmedo de arena blanca—, pero diferente en que todos los otros varillales conocidos hasta ahora crecen sobre arena. Estos varillales también representan el único tipo de varillal conocido en Loreto al norte del río Napo.

Encontramos un paisaje con perturbaciones frecuentes, posiblemente consecuencia de vientos fuertes y suelos inestables. En la cima de las terrazas altas encontramos parches de suelos arcillosos mal drenados con individuos de ungurahui (Oenocarpus bataua). No registramos las especies maderables más cotizadas del mercado como caoba (Swietenia macrophylla) y cedro (Cedrela odorata), pero registramos poblaciones sustanciales de tornillo (Cedrelinga cateniformis), polvillo o azúcar huayo (Hymenaea courbaril), granadillo (Platymiscium sp.), marupá (Simarouba amara), moenas (Lauraceae spp.) y cumalas (Iryanthera spp., Osteophloeum platyspermum y Virola spp.). La región también es rica en especies no maderables que incluyen a numerosas palmeras y especies de helechos arbóreos (Cyathea spp.) usadas con fines medicinales por los pobladores locales. Existen algunas evidencias de tala ilegal de pequeña escala, aunque esta parece ser mayor en las partes bajas de los ríos y quebradas.



Peces
La ictiofauna está preponderantemente compuesta por especies de hábitats pobres en nutrientes. Registramos un total de 210 especies en 26 sitios de muestreo en las cuencas de los ríos Ere, Campuya y Algodón. La comunidad de peces aquí incluye 20 especies anteriormente desconocidas para el sector peruano-colombiano de la cuenca del río Putumayo. Estimamos que el número de especies de la región Ere-Campuya- Algodón puede llegar a 300. De las especies registradas, cuatro son posiblemente nuevas para la ciencia (de los géneros Charax, Corydoras, Synbranchus y Bujurquina), todas asociadas a quebradas de tierra firme, y una es nueva para el Perú (Satanoperca daemon). Treinta y seis especies tienen hábitos migratorios (Fig.7).

Varias de las especies encontradas son de importancia para consumo y comercio por las comunidades locales, como el emblemático paiche (Arapaima gigas), sábalos (Brycon spp. y Salminus iquitensis), lisas (Leporinus spp. y Laemolyta taeniata), yulillas (Anodus elongatus) y yahuarachis (Potamorhina spp.), entre otras. Aunque en las partes medias y altas de las cuencas Ere, Campuya y Algodón no detectamos actividades relacionadas con el comercio de peces ornamentales, nuestro equipo social documentó la extracción de arahuana (Osteoglossum bicirrhosum) en las cochas del bajo Ere y en los alrededores de Flor de Agosto. Otras especies que son explotadas para el mismo fin en otras localidades de la cuenca del Putumayo y en la Amazonía, p. ej., varias especies de cíclidos, fueron encontradas con poblaciones saludables en las áreas estudiadas.



Anfibios y reptiles
La herpetofauna de la región Ere-Campuya-Algodón destaca por el buen estado de conservación de sus comunidades. Registramos 128 especies: 68 de anfibios y 60 de reptiles. Estimamos que la zona podría albergar hasta 156 especies de anfibios y 163 de reptiles, para una herpetofauna regional de 319 especies. Esta diversidad representa la gran mayoría de la herpetofauna documentada hasta la fecha en todo Loreto (Fig.8).

Los anfibios se encuentran representados en su mayoría por especies de distribución restringida a la porción noroeste de la Amazonía (Ecuador, sur de Colombia, noreste del Perú y extremo noroeste de Brasil). Entre estas destacan el primer registro para el Perú de la rana venenosa Ameerega bilinguis, anteriormente conocida solamente de Ecuador. También documentamos extensiones de rango considerables para tres otras especies de rana: Allobates insperatus, Chiasmocleis magnova y Osteocephalus mutabor.

Encontramos una comunidad rica de reptiles compuesta por 22 lagartijas, 31 serpientes, 3 tortugas, 2 caimanes y 1 amphisbaena. Registramos poblaciones saludables de especies de consumo amenazadas, como el motelo Chelonoidis denticulata —considerada Vulnerable por la UICN— y a especies consideradas en peligro crítico por la legislación peruana, como caimán de frente lisa (Paleosuchus trigonatus) y charapa (Podocnemis expansa).



Aves
Encontramos una avifauna típica del noroeste de la Amazonía con especialistas en bosques de suelos pobres y poblaciones saludables de especies de caza. Durante el inventario registramos 319 especies, así como 42 especies adicionales en la comunidad nativa de Santa Mercedes, en la cuenca del Putumayo. Estimamos que la región Ere-Campuya-Algodón contiene 450 especies de aves, aproximadamente la mitad de toda la avifauna de Loreto (Fig.9).

La composición de la avifauna refleja los suelos pobres característicos de los bosques de tierra firme de la región. Los registros más importantes son de sus especialistas: Tirano-Pigmeo de Casquete (Lophotriccus galeatus), Hormiguero de Cabeza Negra (Percnostola rufifrons) y una especie nueva de hormiguerito (Herpsilochmus sp. nov.). Esta última se encuentra en proceso de descripción basado en un espécimen de la cuenca del Apayacu y la hemos registrado en inventarios anteriores en la cuenca del Putumayo. En el inventario de Ere-Campuya-Algodón fue encontrada solamente en el varillal de arcilla blanca del campamento Medio Campuya, aunque posiblemente esté presente en toda el área. La especie nueva de Herpsilochmus es endémica del área cuyo límite sur es formado por los ríos Napo y Amazonas y cuyo límite norte es formado por el río Putumayo. Percnostola rufifrons jensoni, posiblemente una especie distinta (Stotz y Díaz 2011), también está restringida a esta área. Otras especialistas de suelos pobres que encontramos incluyen a Saltarín de Corona Naranja (Heterocercus aurantiivertex), Trogón de Garganta Negra (Trogon rufus), Jacamar de Paraíso (Galbula dea), Batará Perlado (Megastictus margaritatus), Attila de Vientre Citrino (Attila citriniventris) y Mosquero de Garganta Amarilla (Conopias parvus).

La mayoría de las poblaciones de especies de caza está bien representada, especialmente Paujil de Salvin (Mitu salvini), pucacunga o Pava de Spix (Penelope jacquacu) y Trompetero de Ala Gris (Psophia crepitans). Las collpas juegan un papel crítico en la región para suplir la falta de sales y nutrientes para guacamayos, loros, periquitos y otras especies de aves grandes.



Mamíferos medianos y grandes
Los mamíferos se encuentran en excelente estado de conservación. Mediante observaciones directas, indirectas y encuestas, reportamos 43 especies de mamíferos medianos y grandes, estimando alrededor de 71 para las cuencas Ere-Campuya-Algodón.

Observamos poblaciones abundantes de primates como huapo negro (Pithecia monachus), pichico (Saguinus nigricollis), machín blanco (Cebus albifrons), así como especies amenazadas por la sobrecaza en otras áreas de Loreto, como mono choro (Lagothrix lagotricha), sachavaca (Tapirus terrestris), sajino (Pecari tajacu) y huangana (Tayassu pecari). Una observación destacada en el campamento Medio Campuya fue perro de monte (Speothos venaticus), una especie registrada muy pocas veces en Loreto. A dos horas de la comunidad de Santa Mercedes el equipo social observó un perro de orejas cortas (Atelocynus microtis). Este es el primer inventario, de 11 llevados a cabo en Loreto, en el cual ambas especies de perros fueron avistadas.

Las cuencas albergan 34 especies bajo alguna categoría de amenaza, entre las que resaltan mono choro, sachavaca, sajino y otorongo (Panthera onca). Lobo de río (Pteronura brasiliensis) y nutria de río (Lontra longicaudis) son vistos comúnmente por los pobladores locales como una amenaza para la disponibilidad de los recursos pesqueros; los registros frecuentes de estas especies indican el buen estado de conservación de los hábitats acuáticos. Los bosques en buen estado de conservación y la existencia de hábitats clave, como las collpas, constituyen elementos esenciales para el sustento de las poblaciones de mamíferos en la zona (Fig.10).



Comunidades humanas
Las comunidades en la región Ere-Campuya-Algodón están asentadas a lo largo del río Putumayo, con la excepción de un anexo ubicado en el río Campuya. Existen actualmente 1,144 habitantes en 17 asentamientos (13 comunidades y 4 anexos), compuestos por poblaciones indígenas de las etnias Kichwa y Murui, así como una población mestiza. La economía familiar es de subsistencia, complementada con la venta de recursos del bosque, chacras y cuerpos de agua. Las comunidades realizan una agricultura rotativa y diversificada de pequeña escala con huertos familiares. Estas costumbres ancestrales de uso y manejo de recursos han mantenido los bosques y cuerpos de agua saludables, y han favorecido la soberanía alimentaria de estas poblaciones (Fig.11).

La población de la zona mantiene un fuerte vínculo con su entorno, lo cual se refleja en sus prácticas tradicionales de uso y manejo del territorio a pesar de una larga historia de desplazamientos forzosos y explotación tanto humana como de recursos naturales (p. ej., la bonanza de caucho a principios del siglo XX). Sin embargo, las comunidades de la zona aún enfrentan varios retos para la defensa de su riqueza natural y cultural. El sistema actual de manejo de recursos naturales, principalmente la extracción de madera mediante el sistema de habilito (enganche y endeude), es promovido por comerciantes colombianos. Esta práctica genera conflictos internos entre las comunidades por el acceso a recursos madereros y genera ciclos préstamo- deuda que se extienden por mucho tiempo. También existen iniciativas a nivel regional de abrir dos trochas carrozables entre las cuencas del Napo y Putumayo, las cuales resultarían en mayor presión sobre los bosques (colonización y especulación de tierras, extracción de recursos a grande escala, erosión y sedimentación de los ríos) y sobre las vidas de las personas que dependen de estos bosques.

De este complejo contexto económico y social resaltamos varias fortalezas sociales y culturales que persisten. Las principales fortalezas son 1) la organización comunal tradicional, 2) la integración intercultural entre las poblaciones Murui, Kichwa y mestiza del Perú y Colombia, 3) las fuertes redes de apoyo familiar y mecanismos de reciprocidad que fortalecen la economía familiar y la distribución de los recursos y 4) un amplio conocimiento de los bosques, ríos y humedales de la región, así como de su biodiversidad. Estas fortalezas representan una base muy sólida para el manejo y conservación de largo plazo de los recursos naturales dentro del inmenso complejo de tierras indígenas y áreas protegidas que comprende los dos lados del río Putumayo.



Estado actual
Las cuencas de los ríos Ere, Campuya y Algodón han sido una de las tres áreas prioritarias para conservación en la cuenca del Putumayo reconocidas desde hace dos décadas (PEDICP 1993). En los últimos años, la Ordenanza Regional para proteger las cabeceras de cuenca (020-2009-GRL-CR, publicada en 2009) fue complementada por otra que identifica las cabeceras de los ríos Campuya, Ere y Algodón como alta prioridad en Loreto (OR 005-2013-GRL-CR). Aunque actualmente no existen lotes petroleros en el área, gran parte de esta zona (>80%) tiene Bosques de Producción Permanente (BPP) superpuestos (Ley 27308, publicada en 2000) y por lo tanto corre el riesgo de ser sometido a la tala comercial en el futuro. La conservación de la región Ere- Campuya-Algodón requiere que los límites de los BPPs sean redimensionados.



Fortalezas principales
  1. Zona prioritaria identificada desde 1993 para la conservación binacional (Perú-Colombia) y para la protección de las cabeceras de sus cuencas
  2. Una vasta extensión de bosques intactos con características biológicas y geológicas singulares: suelos muy pobres, aguas de excepcional pureza y organismos adaptados a estas condiciones
  3. Parte crítica de un corredor peruano de tierras indígenas y áreas de conservación de más de 3.2 millones de hectáreas, desde la frontera con Brasil hasta la frontera con Ecuador (Fig.13C)
  4. Parte crítica de un corredor trinacional (Perú-Colombia-Ecuador) de tierras indígenas y áreas de conservación de más de 21 millones de hectáreas, capaz de sustentar la continuidad de procesos ecológicos y evolutivos en el norte de la Amazonía (Fig.13C)
  5. Interés de las comunidades nativas del río Putumayo en crear una figura legal que les permita cuidar y manejar el área a largo plazo
  6. Comunidades nativas con conocimientos tradicionales amplios de uso y manejo de recursos naturales




Objetos de conservación
  1. Las cabeceras de los ríos Ere, Campuya y Algodón, de alta prioridad regional
  2. Aguas extremadamente puras, las cuales tienen un contenido de sales muy bajo
  3. Bosques que crecen sobre suelos extremadamente pobres en nutrientes y que albergan:
    • Un hábitat hasta ahora desconocido en la Amazonía, el varillal de arcilla blanca, florísticamente similar pero geográficamente distante de los varillales emblemáticos conocidos en Loreto
    • Una flora y fauna diversa de suelos amazónicos pobres, con más de la mitad de los anfibios y reptiles de Loreto, por lo menos 20 especies de peces nunca antes registradas para el sector peruano-colombiano y comunidades de aves de suelos pobres distintos de las del sur de la Amazonía
    • Turberas tropicales extensas en la antigua planicie del río Putumayo, importantes como grandes almacenes de carbono
    • Impresionantes collpas dispersas en el paisaje, fuentes críticas de sales y otros nutrientes vitales para mamíferos y aves
  4. Poblaciones saludables de especies de importancia económica (paiche, arahuana, huangana, sajino, paujil) que localmente contribuyen a la buena nutrición humana
  5. Chacras diversificadas, diferentes artes de pesca, sistemas de rotación de cochas y manejo de collpas y purmas que garantizan la integridad del bosque y cuerpos de agua
  6. El flujo intercultural de las comunidades entre el Perú y Colombia, su fuerte vínculo a los recursos del bosque, y el patrullaje y vigilancia informal de los recursos naturales




Amenazas principales
  1. La propuesta de construir dos carreteras al lado sureste del área —Flor de Agosto- Puerto Arica y Buenavista-Mazán-Salvador-Estrecho— que traerían una gama enorme de impactos ambientales y sociales negativos, como los documentados en otras partes de la Amazonía (Fig.12A–B)
  2. Dragas y extracción artesanal de oro que causan contaminación y toxicidad por mercurio en la fauna y flora acuática con impactos en la salud de la población local, además de inequidades sociales y conflictos en las comunidades
  3. La errónea designación de los suelos como aptos para agricultura y aprovechamiento forestal reflejada en los mapas de suelos gubernamentales; los resultados de nuestro inventario rápido comprueban que es un área de suelos extremadamente pobres con ninguna aptitud para estas actividades y que son muy vulnerables a la erosión
  4. Discriminación y desvalorización de la cultura indígena
  5. Actividades ilegales en la frontera Perú-Colombia, como narcotráfico y guerrilla, exacerbada por una presencia tenue y dispersa de las autoridades del Estado


Recomendaciones principales
  1. Establecer un área de conservación y uso sostenible a favor de las comunidades locales que abarque las cuencas de los ríos Ere, Campuya y Algodón. El área, que redimensiona la antigua propuesta del PEDICP, protegería 900,172 hectáreas de bosques diversos asociados a suelos pobres en nutrientes (Fig.2A)
  2. Establecer un sistema de manejo y protección de las cuencas Ere-Campuya-Algodón con estrecha participación de las comunidades locales, sus organizaciones y las entidades gubernamentales competentes
  3. Asegurar la conservación de la cobertura boscosa de estas cuencas con suelos particularmente frágiles e incompatibles con agricultura y tala comercial de gran escala
  4. Coordinar e integrar el manejo de las cuencas de los ríos Ere, Campuya y Algodón con las áreas adyacentes en el Perú y Colombia
  5. Planificar y ejecutar acciones conjuntas entre las agencias gubernamentales competentes y las poblaciones locales de ambos países para reducir, y eventualmente eliminar, la extracción ilegal de madera y oro de las tres cuencas, además del área del río Putumayo donde desembocan





What is a rbi?
the rbi team
What do we do?
Results from the Field
Image Gallery
eng

ibr home | qué es un ibr? | el equipo del ibr | qué es lo que hacemos? | resultados del campo | galerí a de imágenes | ECP | Field Museum Home

© 2002 The Field Museum, All Rights Reserved
1400 S. Lake Shore Dr, Chicago, IL 60605-2496
312.922.9410

Copyright Information | Linking Policy

Technical Support
webmaster@fieldmuseum.org